Ana y Mia, Recuperacion

Apoyo a aquellas personas que padecen un trastorno de alimentación y se están esforzando en salir adelante

Últimos temas

» las invito a mi espacio
Lun Feb 07, 2011 8:55 am por naye

» Veniros para MI FRIO INVIERNOm alli no dejaremos que os sintáis solas
Dom Ago 22, 2010 10:20 pm por mifrioinvierno

» libro parte 2
Miér Ago 11, 2010 11:15 am por naye

» mi libro
Dom Ago 08, 2010 9:36 pm por naye

» me siento triste
Dom Ago 08, 2010 9:04 pm por naye

» estoy hartaaaaaaaaaaaaaaaa
Jue Jul 22, 2010 3:31 am por naye

» reflexion de mis tratmientos fallidos y una cancion
Jue Jun 24, 2010 3:26 am por naye

» me siento humillada
Mar Jun 15, 2010 1:26 am por naye

» ojala que les ayude esta en youtube
Sáb Jun 12, 2010 1:06 am por Try

¿Quién está en línea?

En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado :: 1 Motor de búsqueda

Ninguno


[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Dom Ago 30, 2015 11:32 pm.


    ELIMINACIÓN DE LA PERCEPCIÓN DEL HAMBRE Y LA SACIEDAD

    Comparte

    Admin
    Admin

    Mensajes : 126
    Fecha de inscripción : 22/12/2008

    ELIMINACIÓN DE LA PERCEPCIÓN DEL HAMBRE Y LA SACIEDAD

    Mensaje por Admin el Miér Dic 24, 2008 1:47 am

    La eliminación de la percepción del hambre y la saciedad

    Cuando una persona realiza una dieta de forma duradera, trastorna la capacidad del organismo para discriminar las señales de hambre y de saciedad. Esta capacidad biológicamente determinada está presente en nosotros desde el mismo momento del nacimiento. Los seres vivos nace­mos «sabiendo» lo que necesitamos comer. El niño recién nacido sabe cuándo está lleno y no quiere más. Al hacer dieta, la persona «borra» esta sabiduría del organismo y pierde la posibilidad de guiarse a través de sus señales internas.

    Seguir una dieta supone aprender a no hacer caso a las señales del orga­nismo. Las sensaciones orgánicas de hambre y saciedad se vuelven irrele­vantes. Lo que marca cuándo, cuánto y qué comer es la dieta. Si se tiene hambre en un momento concreto, hay que esperar una hora más para comer. Otras veces se come sin hambre, para no tenerla cuando «no toca». Como consecuencia, se altera la percepción de la intensidad o frecuencia de las señales de hambre y saciedad, y se produce una gran confusión al tratar de discriminarlas de otras señales corporales. Con el tiempo, llega un momento en que la persona no sabe si tiene hambre, si está saciada o qué es comer normal. Al perder su propio criterio biológico, se vuelve dependiente de lo que ve comer a los demás o de que alguien le estructu­re la comida. Esto genera confusión y miedo a pasarse, lo que la lleva a reforzar el control sobre lo que se come. Este aumento del control puede desembocar en dos caminos patológicos opuestos: la chica que consiga un control máximo, desarrollará una anorexia; la que no sea capaz, sufrirá episodios de descontrol y desarrollará una bulimia.



    (Libro muy recomendado)

    Fuente: Rosa Calvo Sagardoy

    ANOREXIA Y BULIMIA Guía para padres, educadores y terapeutas

    Ed: Planeta 2002.

      Fecha y hora actual: Miér Nov 22, 2017 12:19 am